Chile

Chile grandes viajes Enclavado entre la magnífica cordillera de los Andes y el océano Pacífico, Chile es el país de los aymarás, los atacameños y los diaguitas, de los changos, los araucanos, onas y yámanas. Pero también es el país de los rapanui, ya que la misteriosa isla de Pascua se encuentra lejana aunque frente a sus costas introduciendo la cultura polinesia en el continente americano. Una herencia de culturas y de tradiciones que late en toda la extensión del territorio chileno. El desierto de Atacama espera al viajero como un lugar inhóspito, como una reminiscencia de lo que debió ser la Tierra en su nacimiento. Viajar a Chile es viajar al origen de nuestro planeta, es sentir que el nuestro es un orbe aún en formación, en fase de desarrollo. Igual que lo es el comprobar cómo las culturas milenarias se sienten todavía en sus gentes. Pero Chile no es sólo Pascua y Atacama, también es Viña del Mar, es Santiago, es la carretera Austral, es Torres del Paine, es Valle Nevado. Como también es la aridez del desierto y la majestuosidad de la Patagonia. Son dos caras, dos miradas distintas que muestran la historia de un país, lo que pudo ser, lo que es y lo que será. Sin duda al hablar de este país hablamos de uno de los más desarrollados del “cono sur”, con sus contradicciones y sus vaivenes, pero con unas gentes cuyo amor a la tierra va más allá del simple hecho de haber nacido allí. Cualquier cosa que se pueda decir sobre Chile será siempre poco, la única manera de empezar a entenderlo es conocerlo.

Deja un comentario